Noticia “Un estudio sobre los Andes resalta la vulnerabilidad de la flora endemica”


La región Andina-Amazónica de Perú y Bolivia es una de las áreas más ricas en
diversidad biológica y que más rápidamente cambian, según un equipo
internacional de científicos que advirtió hoy de la necesidad de protegerla.


Científicos de EEUU, Bolivia y Perú, entre otros países, elaboraron un mapa
de los ecosistemas de Bolivia y Perú en el que combinaron los datos climáticos
(WorldClim), topografía (Shuttle Radar Topography Mission, NASA) y de vegetación
(MODIS, sensor satelital de NASA).


El estudio, publicado en la revista “BMCEcology”, de acceso libre en
internet, recoge datos de los últimos 100 años recogidos por exploradores e
imágenes satelitales que revelan patrones detallados de especies y ecosistemas
que se dan únicamente en esta región.


El mapa abarca desde los humedales de la sabana del Beni y la várzea de
Iquitos, hasta los hábitats de los Valles Interandinos, y los bosques montanos
fríos y húmedos a lo largo de gran parte de la vertiente Oriental de los
Andes.


En esta extensión de tierra recabaron más de 7.000 registros de
localizaciones individuales de especies endémicas de 115 aves, 55 mamíferos, 177
anfibios y 435 plantas.


Los expertos señalan que las especies endémicas son especialmente vulnerables
a los cambios climáticos y ambientales, ya que requieren condiciones únicas que
son propias y exclusivas de esta zona, lo que las convierte en indicadores para
medir la diversidad biológica.


La profesora Jennifer Swenson, de Duke University (EEUU), que participa en el
estudio, advirtió de que la diversidad biológica en los Andes “está bajo amenaza
por la explotación petrolera y aurífera, los proyectos de infraestructura, los
cultivos ilícitos y muchas otras actividades”.


Swenson señaló que “hay evidencias de que hay especies que están migrando a
regiones más altas debido al cambio climático” en esta zona, por eso advierte de
que la conservación en los Andes “necesita una revisión urgente”. “Esperamos”,
dijo, “que nuestros datos sean una contribución para proteger esta región
increíble y única”.


El análisis de los mapas muestra que la mayor concentración de especies
endémicas de aves y mamíferos se encuentra a lo largo de una estrecha banda de
la vertiente oriental de la Cordillera de los Andes, entre 2.500 y 3.000 metros
sobre el nivel del mar.


En el caso de los anfibios alcanzan un máximo entre 1.000 a 1.500 metros y se
concentran especialmente en el sur de Perú y norte de Bolivia.


Una de las áreas que califican como “insustituible” y en la que hay mayor
número de especies de aves y mamíferos, se encuentra en la región que rodea los
restos de Machu Picchu, en la Cordillera de Vilcabamba (Perú), que no cuenta con
el rango de zona de protección nacional.


Los autores encontraron que 226 especies endémicas “no cuentan con protección
nacional y aproximadamente la mitad de los sistemas ecológicos tienen un 10 por
ciento o menos de su rango de distribución bajo protección”.


Además, únicamente están protegidas el 20 por ciento de las áreas con un alto
número de especies endémicas y el 20 por ciento de las áreas
insustituibles

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Translate »