Noticia “La Dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) inició una campaña de recuperación del ambiente del Sitio Ramsar y área protegida provincial Humedal Laguna de Llancanelo”

La Dirección de Recursos Naturales Renovables (DRNR) inició una campaña de recuperación del ambiente del Sitio Ramsar y área protegida provincial Humedal Laguna de Llancanelo. Se trata de un proyecto que busca minimizar los impactos que produjo el tamarisco o tamarindo –especie exótica invasora introducida en los años 80– sobre la biodiversidad que, según especialistas de la Misión de Asesoramiento Ramsar a la Reserva Humedal Llancanelo, son la mayor amenaza sobre la conservación del área protegida.

Esta especie que se implantó para generar sombra y protección a las viviendas rurales de la zona ha puesto en riesgo la continuidad de la Reserva Humedal Llancanelo como Sitio Ramsar, debido a su ingreso en el Registro de Montreux.

El Registro de Montreux es la principal herramienta de la Convención Ramsar para llamar la atención sobre los sitios en los que se ha producido, se está produciendo o pueden producirse cambios negativos en las características ecológicas y que, por consiguiente, necesitan que se preste una atención prioritaria a su conservación. Esta situación ha motivado a la Secretaría Ambiente y Ordenamiento Territorial a gestionar acciones concretas tendientes a controlar estas especies exóticas invasoras.

La proliferación descontrolada de tamarindos en Llancanelo ha provocado la modificación del hábitat de las especies de avifauna que son la razón de ser del área protegida y al uso como refugio de piaras de jabalí, otra especie exótica invasora sumamente agresiva, que ataca y destruye los nidos de las aves acuáticas que conserva el área protegida. Donde se encontraban comunidades de flora nativa, que utilizaba la fauna silvestre para nidificar, hoy hay bosques de tamarindos que impiden el desarrollo de especies de flora y fauna protegidas.

Para dar solución a esta problemática, se elaboró un proyecto de cuatro años a través del que se espera controlar 180 hectáreas de tamarindos en el Humedal Llancanelo. Su objetivo es restaurar los sitios invadidos por tamarindos aplicando distintas técnicas de control mecánicas y químicas.

El fin principal es que exista nuevamente el hábitat propicio para las especies de avifauna que utilizaban los totorales como sitios de nidificación, en los que se llegaron a registrar miles de nidos de especies protegidas como cisne cuello negro (Cygnus melancoryphus). Actualmente, esos totorales no existen, en su lugar se encuentra un bosque de tamarindos de 500 hectáreas aproximadamente, que a la vez es refugio de otra especie exótica invasora –el jabalí (Sus scrofa)–, que produce graves daños al ecosistema y a la economía local.

Durante 2016 se dio inicio al proyecto a través de la Estrategia Nacional. Se llevaron a cabo salidas al campo con el objeto de relevar el estado actual del tamarindo, actualizar su distribución dentro de la reserva y caracterizar los núcleos poblacionales. Se realizó el Curso de Capacitación en Técnicas de Control de Tamariscos y Restauración de Ambientes Áridos, destinado a guardaparques y dictado por personal de la Dirección de Recursos Naturales Renovables y la Organización Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Instituto Argentino de Investigación de las Zonas Áridas (Iadiza) y la Universidad Nacional de Río Cuarto.

En abril y octubre de 2017 se llevó a cabo la intervención en distintas parcelas de experimentación en las que se aplicaron las siguientes técnicas: corte con motosierra o motoguadaña y topicado; corte y sombreado con polietileno de alta densidad; extracción con maquinaria y quema de las raíces en el pozo resultante. Asimismo, se revegetó con especies nativas en las zonas intervenidas.

Estas prácticas se realizaron en distintas situaciones poblacionales de tamarindos: bosque con eje principal y bosque multitallo, arbustal senescente, arbustal seco, arbustal denso vigoroso, arbustal denso alto, matorral heterogéneo y renuevo. Una vez obtenidos los resultados de las pruebas, se determinará cuál de las técnicas experimentales es las más eficiente para aplicarla en todas las zonas invadidas por tamarindo dentro del Área Protegida.

El monto de inversión del proyecto hasta 2019 incluido fue de 200.000 dólares, destinados a capacitaciones, adquisición de herramientas y productos. Hasta ahora se compraron motosierras, motoguadañas, elementos de seguridad, insumos para los distintos tratamientos y plantines para revegetar. Y la Provincia aportó personal técnico –profesionales y guardaparques de la DRNR–, movilidad, combustible, instalaciones de la seccional y del centro de interpretación de la reserva.

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Translate »