Noticia “Eliminan los enebrales costeros de Chiclana, una especie de flora exótica que se estaba expandiendo”

La presencia de estas especies invasoras es ya la segunda
causa de la pérdida de biodiversidad, tras la destrucción de hábitats


   La Consejería de Agricultura, Pesca y
Medio Ambiente ha eliminado con carácter de urgencia una población incipiente de
rabogato (Pennisetum setaceum), una especie de flora invasora, procedente de
África, que estaba afectando a los enebrales costeros de Chiclana de la Frontera
(Cádiz).


   La planta, que posee una alta capacidad para colonizar hábitats
naturales, estaba expandiéndose por los enebrales comprendidos entre la Barrosa
y Novo Sancti Petri. Este sistema dunar, considerado Hábitat Comunitario
Prioritario por la Ley 42/2007 del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad y
por la Directiva Comunitaria relativa a la conservación de hábitats naturales y
de la fauna y flora silvestres, alberga valiosas especies y comunidades
vegetales amenazadas y protegidas como el enebro costero (Juniperus macrocarpa),
camarina (Corema album), tomillo blanco (Thymus albicans ) o la sabina costera
(Juniperus  phoenices ssp. Turbinaa), a pesar de la pérdida de hábitat
provocada por la urbanización.


   Según ha informado la Junta en un comunicado, este nuevo caso de
invasión de rabogato ha sido detectado gracias a los trabajos de campo que
realiza la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente desde el año 2004
dentro del Programa Andaluz de Control de Especies Invasoras. La detección y
erradicación de especies exóticas en las fases iniciales permite prevenir la
extensión de impactos en zonas de interés para la conservación, evitar la
expansión de la especie y reducir la inversión asociada a los trabajos de
gestión de este tipo de flora invasora.


   La introducción de especies no autóctonas se está convirtiendo
en una práctica cada vez más habitual que se está expandiendo rápidamente en
Andalucía, de manera que la presencia de estas especies invasoras es ya la
segunda causa de la pérdida de biodiversidad, tras la destrucción de hábitats.
El uso de estas especies foráneas se considera, además, una de las mayores
amenazas para las especies autóctonas, máxime si alguna de éstas se encuentra en
peligro de extinción. Así, para evitar la expansión de estas especies exóticas,
se aconseja el uso de especies autóctonas como el esparto, el albardín o la
albaida.


   El rabogato (Pennisetum setaceum) es una especie exótica
invasora cuyo empleo en ajardinamiento y en terrenos viarios se ha incrementado
en los últimos años, lo que unido a su resistencia y tolerancia ambiental, su
elevada producción de semillas y a su elevadísima capacidad de dipersión,
especialmente por el viento, se está expandiendo por Andalucía.


   El uso de esta especie invasora en jardines está prohibido en
España,  según establece el Real Decreto que regula el listado y
catálogo español de especies exóticas invasoras, y por el Decreto Andaluz que
regula la conservación y el uso sostenible de la flora y la fauna silvestres y
sus hábitats en la  Comunidad Autónoma Andaluza.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Translate »