Noticia “El “Costa Concordia” amenaza la fauna y flora de la Isla del Giglio”

El pecio del “Costa Concordia”, varado con 2.400 toneladas de
combustible, hace pesar graves amenazas para la fauna y flota de la isla del
Giglio, en un archipiélago toscano considerado como el mayor parque marino de
Europa. “El efecto sería devastador” si el combustible de los depósitos del
buque, varado desde el viernes, llegaran a vertirse en el mar, declaró a la AFP
Sebatiano Venneri, vicepresidente de la principal organización italiana de
protección del medioambiente, Legambiente. Para Venneri, “el impacto en la flora
y fauna sería muy fuerte e inmediato”. En particular porque el combustible, unas
2.400 toneladas, es un “producto de baja calidad, con una gran cantidad de
elementos similares al alquitrán” que ahogaría todo tipo de vida alrededor. “Si
este accidente se hubiese producido a centenares de kilómetros de la costa, en
alta mar, en un lugar en donde la profundidad es de por ejemplo 700 o 800 metros
y en donde por lo tanto no hay fotosíntesis debido a la ausencia de luz, el
impacto sería menos grave, pero esta zona cercana a la costa es mucho más
frágil, mucho más delicada”, recordó Venneri, responsable de “mares y litoral”
de la ONG. La isla del Giglio forma parte del Parque Nacional del archipiélago
toscano, considerado como el parque marino más grande de Europa con una zona
protegida de 56.800 hectáreas de mar y 17.900 hectáreas de tierra, según la
página internet del sitio. Este parque, que alberga numerosas especies
endémicas, moluscos, mariposas o lagartos, es también un sitio en donde las aves
migratorias anidan. Está compuesto por siete islas, entre ellas la del Giglio,
con una superficie de 23 km cuadrados. Las aguas más profundas alrededor de la
isla están repletas de peces, como atúnes que pueden alcanzar tres metros de
largo, mientras que las rocas sumergidas albergan morenas, langostas, mejillones
y cangrejos. En la primavera y en el verano se puede ver a veces en el mar un
rorcual o cachalotes, mientras que en el mismo periodo grupos de delfines se
acercan a los buques. “Es un ecosistema muy delicado y frágil con numerosas
variedades de peces y algas que alberga una gran riqueza en términos de
biodiversidad”, dijo por su parte Angelo Gentili, miembro de la dirección de
Legambiente y oriundo de la ciudad de Grosseto, en la costa toscana frente a la
isla. “No hay que olvidarse que este buque es una verdadera ciudad flotante y
que además del combustible hay a bordo metales pesados, productos de limpieza,
pintura, solventes, todo tipo de elementos cuya presencia en el mar tendrían un
efecto mortal en la flora y fauna”, agregó Gentili. Este especialista recuerda
que el reciente naufragio de un buque cerca de Nueva Zelanda terminó con el
vertido de 350 toneladas de combustible al mar lo que provocó una “contaminación
de 20 km de costas”. Según Gentili “un centímetro cúbico de combustible puede
contaminar un metro cúbico de agua de mar en el que toda vida
desaparece”.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Translate »